martes, 14 de julio de 2009

Ni nos vimos

Tras mi participación en el programa de TN "Argentina para armar" me quedé pensando en algunas cuestiones:

  • Aún en etapas internetianas, qué poderosa es la TV. Tuve mucho feedback de los grupos más dispares, aún considerando que es un programa de cable, que no va en horario central, etc.
  • Las sensaciones personales están reflejadas en mi web personal. Solo resta agradecer los llamados y mensajes y responderle a quienes me enviaron CVs que se los reenviaré a Sonia, de la cámara de Teletrabajo-.
  • Creo que se mezclaron tres conceptos: la capacidad de teletrabajar dentro de un esquema formal, la aparición de nómades laborales sin un esquema fijo en el espacio y el tiempo, y la cuestión de la gripe H1N1, que sólo es circunstancial.
  • Hay algo más poderoso, por debajo, que no tuvo tiempo de ser debatido. Los ámbitos privados y personales se están mezclando cada vez más, y nuestra atención está cada vez más fragmentada. Otro programa?
  • Mi amigo Caffarello tiene razón: perdí mi oportunidad de gritar en cámaras "Aguante Pincha" en relación a la final de la Copa Libertadores.
  • María Laura Santillán es una excelente profesional. No hay mucha edición en el programa. Le hacen una señal y ella va para adelante, con unos pocos apuntes, liderando un panel inexperto en cuestiones comunicacionales -al extremo de que uno de ellos interrumpía, y ella retomaba el control-.

Creo, finalmente, que la aparición en TV es un "delta" de fama que decae el día siguiente, y que no significa mucho en términos profesionales. Warhol tenía razón, todos tienen sus quince minutos...

2 comentarios:

Anónimo dijo...

De onda, cuando estás en cámaras, no te muevas tanto.

dcs dijo...

What you see is what you get.