lunes, 9 de julio de 2012

Educación atemporal

Diversas circunstancias -el feriado, el desayuno tardío con mi hijo, sus opiniones acerca la excelente presentación de Gonzalo Frasca en TED- me hicieron pensar en escribir un rato después sobre Educación. Como contexto, mis dos hijos fueron al Colegio Nacional de Buenos Aires, para mí un bastión de la vieja excelencia argentina, para otros un anacronismo del enciclopedismo. Frasca en su charla repite: jugar, aprender en el error, inventar nuevos caminos. Ambas situaciones -el CNBA y los aspectos lúdicos de Frasca, el estudio del Latín y el SuperMario- parecen distantes.

Me considero un medieval tardío. Me gustan las viejas cosas bien hechas, y a la vez quiero estar al tanto de las tendencias, y saber elegir. Nunca voy a tener el último gadget, ni el más caro, ni lo voy a exhibir. A lo sumo estaré secretamente orgulloso de mi biblioteca, y de mis amigos. La Física me hizo estudiar para el caso general, más que para el particular. Soy un dinosaurio con alguna aspiración de entender lo que ocurre. Allá vamos, entonces, con una vana pretensión de atemporalidad.

La educación ideal para mí debería mantener el núcleo duro del "viejo" enciclopedismo. Saber leer, entender, hacer cuentas, enfrentar la dificultad. A esto le sumaría el espacio para aprender haciendo -a lo Frasca-. Evitaría concesiones gratuitas, daría el ejemplo (enseñar a pescar sin dar el pescado), no rompería con lo viejo, no entregaría laptops porque sí. De paso, cada vez más me refieren anécdotas negativas sobre los planes "uno a uno" en Argentina. Revisaría por qué ya no hay premio ni castigo, y examinaría por qué no existe en Argentina -y por lo que me cuentan, en ambas márgenes del Plata- siquiera el menor vestigio de autoridad.

Tal vez porque mi madre era uruguaya -eso comparte con Frasca- y me hablaba siempre de la Pequeña Suiza que era Uruguay hacia 1950 me viene esa aspiración a combinar valores. Ella se refería a sus tardes de estudio en el Hospital de Clínicas mientras miraba de lejos los partidos en el Centenario. Allí convivían la excelencia y la diversión. Será de allí que viene mi necesidad de hallar el balance en la Educación? Por ahora disfruto lo que me cuentan mis hijos del CNBA y sugiero a los docentes ver el video de Frasca.

4 comentarios:

Anónimo dijo...

Buena, vo.

IICC dijo...

Di con tu blog hace un rato, buscando la diferencia entre iPTV y OTT. Y me quede enganchado con los artículos. añadí el feed para seguir leyéndote.
Que puedo decirte: me gusta tu forma de pensar.:-)
Pero bueno, debo tener mucho de robot porque tuve cuatro intentos para pasar el captcha.

IICC dijo...

Di con tu blog hace un rato, buscando la diferencia entre iPTV y OTT. Y me quede enganchado con los artículos. añadí el feed para seguir leyéndote.
Que puedo decirte: me gusta tu forma de pensar.:-)
pero bueno, debo tener mucho de robot porque tuve tres intentos para pasar el captcha.

Daniel dijo...

El captcha es difícil para todos, aún para los verdaderos robots. Es un mal necesario. Gracias por el elogio!